default image

Desde que tengo uso de razón me aquejaron infecciones que se manifestaban con una tos seca que me duraba meses por lo menos dos veces al año. A finales de 2013 la tos se agravó. Me empecé a quedar sin voz al grado de no poder hablar. Consulté algunos médicos que con antibióticos y antiinflamatorios no podían resolver mi problema, sino cada vez era peor, al grado de no poder respirar, terminando 2 ocasiones en urgencias, donde sólo me trataban con cortisona. Fui canalizada a gastroenterología, pues decían que mi problema era de reflujo, pero lo único que me recetaron fueron antiácidos que me empeoraron aun más. Una noche en que no podía respirar, mi novio buscó ayuda en internet, y encontró al doctor Rojas, quien inmediatamente, supo que lo que yo tenía era un reflujo biliar que por años no me habían detectado. Gracias a su oportuno diagnóstico y una excelente cirugía endoscópica, me cambió la vida, por lo cual le estaré por siempre agradecida. ¡Muchas gracias doctor!

Inna Plaza 08/03/2015